miércoles, 3 de julio de 2013

REMEMBER ME ARTBOOK by MANUEL

Lo primero que os puede venir a la cabeza es ¿Por qué comprar un libro de arte de un juego como éste que ha recibido notas justitas de la prensa nacional e internacional?

La respuesta quizás es que, pese a ser un juego no demasiado rejugable y que en su conjunto no puede (ni debe, por desgracia) aspirar a grandes notas, artísticamente el juego está a un nivel muy alto que demuestra el esfuerzo en este sentido por parte de los responsables del proyecto, especialmente los directores de arte Aleksi Briclot y Michel Koch. Desgraciadamente después todo este talento artístico se ha desaprovechado bastante en el propio juego.

No vamos a negar que el juego tiene bastantes limitaciones. Es extremadamente lineal, aunque esto no debería ser considerado necesariamente un problema y es sobretodo consecuencia de querer contar una historia muy bien hilada de principio a fin. El recurso de la linealidad permite que el jugador no se salga de los cánones establecidos. El problema es que esta linealidad roza lo extremo, lo que da lugar a una experiencia exageradamente encorsetada que no invita a la rejugabilidad. Unos escenarios más amplios y explorables hubieran sido más agradecidos y hubieran hecho el título más disfrutable en lo que respecta al universo futurista que han creado sin que ello conllevara salirse de la historia que se plantea contar. Personalmente no estoy en contra de los juegos lineales, pero incluso a mi este me ha parecido excesivo.Y es una pena, porque a nivel artístico y sus valores de producción rayan un nivel espectacular.



La ciudad de París futurista, la llamada "Neo-París" que han creado es realmente increíble y muy rica en detalles arquitectónicos y todo tipo de juegos de luces. En cierta forma da un poco de pena que esta fantástico universo y esos escenarios tan ricos no se hayan aprovechado para crear entornos amplios para disfrutar más de ellos. Es el problema más grave que arrastre este Remember Me. Además de su lineaidad, las fases de plataformas están exageradamente guiadas (recordando a las de Uncharted, por otra parte, pero provocando aún más sensación si cabe de linealidad absoluta) y el recurso de los combos no resulta una mala idea, pero también resultan bastante limitados, aunque investigar diferentes combinaciones es lo único que puede llevar a volver a jugarlo.

El libro muestra los diseños de todas las localizaciones del juego, pero no hacen justicia al juego final, lo que provoca la extraña circunstancia en la que el libro de arte está muy por encima del propio juego. Muchas de las instantáneas que se muestran en el libro sobre localizaciones en las que se basan el título son extraordinariamente detalladas. De hecho lo son tanto, que puedes dedicarle un rato sólo a admirar alguna de esas imágenes.
En el juego resultan muy atractivas de ver, pero no llegan a ese nivel. Lo que provoca la sensación de que se ha desaprovechado en parte todo ese arte conceptual.

Como todos los libros de este tipo, también se  hace un repaso al desarrollo de los personajes principales del juego incluidos todos los enemigos y las diferentes etapas por las que se pasó antes del diseño final.

El libro se presenta en tapa dura y 184 páginas, impreso a una buena calidad. Publicado por Black Horse. Podéis haceros con él a un buen precio en Amazon UK.

Como conclusión, podemos decir que pese a no ser un juego que haya cosechado críticas demasiado positivas, creo que merece una oportunidad aunque sólo sea por admirar lo creíble y sorprendente que resulta el nuevo París que han creado. Si sois aficionados a los libros de arte, creo que deberías hacerle un hueco en vuestra estantería, porque se lo merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario